EL PRÍNCIPE FELIPE INAUGURA LAS NAVES DE FABRICACIÓN DEL TWIZY DE RENAULT

“Es amplio y manejable, me ha sabido a poco”

  • Comienza el montaje del primer coche eléctrico diseñado y fabricado en España en el que trabajan 130 empleados de la factoría de Valladolid
  • El Príncipe Felipe arropa el inicio de la fabricación del Twizy de Renault y lo califica de «una magnífica noticia para España»

Fueron apenas dos minutos de conducción. Su Alteza Real el príncipe Felipe de Borbón, al volante de un Twizy recorrió tan solo unos metros en el exterior de la nave de Renault en Valladolid donde se construyen estos vehículos eléctricos. Le acompañaron en el trayecto, cada uno en su correspondiente coche, el director de la fábrica Javier Huelmo, que abrió la marcha y señaló el camino y detrás el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera y el ministro de Industria, Miguel Sebastián. Cuando la pequeña caravana paró, don Felipe dijo con rostro de satisfacción «me ha sabido a poco». Era el final de la visita a la nave de montaje del cuadriciclo eléctrico, el primero diseñado y fabricado en España de forma industrial y sus palabras generaron satisfacción entre los directivos de la multinacional.
El Príncipe, no solamente había arropado con su presencia el lanzamiento al mundo de este coche, sino que se bajaba del mismo con ganas de usarlo de nuevo y auguraba un éxito para el modelo que le sorprendió por su facilidad de manejo y por su inesperada amplitud una vez en su interior, según indicó el director de Comunicación de Renault España, Jesús Presa, quien aseguró que al Príncipe le gustó el «diseño global del coche», con el que resultó «francamente impresionado» y destacó que lejos de sentirse encorsetado por su estatura, tuvo la sensación de «estar en un auténtico» coche, del que valoró su diseño, agilidad, aceleración y conducción fácil y silenciosa. «Le ha gustado y confía en su éxito», dijo, para agradecer su apoyo al vehículo. El ministro Miguel Sebastián explicó por su parte que al Príncipe le gustó especialmente «lo fácil que es de llevar», su espacio interior y su agradable conducción.
«Lejos de sentirse encorsetado tuvo la sensación de estar en un auténtico coche»
«Destacó la importancia de que Renault mantenga su apuesta por Castilla y León»
En la nave Z.E. (Zero Emissions), a partir del mes de noviembre próximo, se fabricará en exclusiva mundial el biplaza eléctrico Twizy. La factoría de Montaje de Renault en Valladolid será la primera fábrica española que va a producir en serie un vehículo cien por cien eléctrico, un hito en la historia industrial y automovilística en el que ha querido estar presente la Casa Real.
Placa y visita
Don Felipe visitó durante la mañana de ayer las instalaciones acompañado por el presidente director general de Renault España, Jean Pierre Laurent y el director de fabricaciones de Renault en el mundo y futuro presidente de Renault España a partir de enero, José Vicente de los Mozos, junto con el director de la factoría de Carrocería y Montaje de Valladolid, Javier Huelmo.
Su Alteza Real descubrió una placa conmemorativa en la nave donde se fabrica este nuevo Renault Twizy y a continuación, don Felipe visitó primero la línea de ensamblaje de la batería y posteriormente la cadena de montaje del vehículo. A lo largo del recorrido el príncipe mostró su interés por las características del proceso de fabricación de un vehículo eléctrico. Javier Huelmo se ocupó de las explicaciones, centradas sobre todo en las diferencias entre un turismo movido con un motor eléctrico con relación al tradicional automóvil con motor de combustión interna. Don Felipe destacó la «magnifica noticia», indicó, que para España supone que Renault continúe con su apuesta por este país, por Castilla y León y por la ciudad de Valladolid en su estrategia industrial y comercial, siendo pioneros en la movilidad sostenible para todos.
Además de Juan Vicente Herrera y de Miguel Sebastián, al acto acudieron la secretaria general de Industria, Teresa Santero, el director general de Industria, Jesús Candil, el delegado del Gobierno, Miguel Alejo, la presidenta de las Cortes, María Josefa García Cirac, el consejero de Economía, Tomás Villanueva y el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva.
Uno cada cinco minutos
La nave Z.E. (Zero Emissions) inaugurada por el Príncipe de Asturias tiene una superficie de 9.000 metros cuadrados y consta de una línea de montaje del vehículo en forma de U, junto con una línea de baterías, además de un área destinada a la logística y otra para las comprobaciones de calidad que incluyen un pequeño circuito cubierto donde los coches, nada más salir de la cadena, son sometidos a todo tipo de pruebas de rodaje, incluidas las de subir y bajar bordillos.
En la fabricación del Renault Twizy están involucrados los distintos talleres de la factoría de Carrocería Montaje de Valladolid, desde el de embutición con la inyección de piezas plásticas al de pintura para la protección de cataforesis. El taller de chapa se ocupa en la soldadura de la estructura y el ensamblaje del chasis, de tipo tubular. En el montaje participan 130 personas con una cadencia de 12 vehículos a la hora y una producción prevista de 20.000 al año. «Cada cinco minutos habrá un vehículo terminado», precisó uno de los responsables del proyecto.
El cambio en cuatro años
Cuatro años atrás, en octubre del año 2008, la posibilidad de que Valladolid fuera una de las instalaciones donde Renault fabricara coches eléctricos apenas se consideraba posible.
El entonces presidente de Renault, Juan Antonio Fernández Sevilla, declaró en septiembre de ese año que las fábricas españolas de la compañía estaban más pensadas y preparadas para los vehículos de motor convencional.
Renault pasaba en aquel momento, como el resto del sector de la automoción en Europa y en Estados Unidos, por una crisis de producción y de ventas. En las fábricas españolas de la compañía se sucedieron ese año los expedientes de regulación de empleo, una vez agotados los recursos de flexibilidad pactados con la plantilla, como la bolsa de horas. En la compañía confiaban en la posibilidad de que desde el Gobierno ofreciera ayudas para este tipo de automóviles movidos con la fuerza de sus baterías para poder acudir con este incentivo a la dirección de la firma en Francia y optar por uno de estos coches. La otra opción, que se barajó en los meses siguientes, era el cierre de la factoría de Montaje.
A la espera de ayudas
El titular de Industria, Miguel Sebastián animó a la empresa en una visita a la fábrica de Palencia, el 6 de octubre de ese año a incorporarse a los proyectos eléctricos, pero las ayudas llegaron más tarde, casi seis meses más tarde. Con la incorporación a la presidencia de Renault España de Jean Pierre Laurent, en enero de 2009, comenzó a vislumbrarse la posibilidad de que alguno de los vehículos de la gama eléctrica de la empresa gala terminara en España. Se confirmó un año más tarde, en noviembre de 2009.
Renault cuenta con cuatro fábricas en España de las que dos están dedicadas a la fabricación de vehículos y las otras dos a la producción de órganos mecánicos. En Valladolid, la implantación más antigua, están ubicadas las factorías de Carrocería Montaje y la de Motores. En la primera, además del Twizy se fabrican los modelos Renault Modus y Renault Clio mientras que en la factoría de Motores se fabrican propulsores diésel y gasolina que se montan en el 40% de los turismos de la Alianza Renault Nissan, en concreto en coches de las marcas Renault, Dacia y Nissan. Ambas factorías exportan el 80% de su producción. La segunda factoría de montaje de vehículos se abrió en Villamuriel de Cerrato (Palencia; donde se ensambla en exclusiva mundial el Renault Mégane en sus versiones berlina, coupé, spor tourer y sport. La fábrica de Sevilla está especializada en la producción de cajas de velocidades de las que exporta más del 80% de su producción anual. Renault cuenta en España con casi ocho mil trabajadores repartidos entre sus fábricas y su central, situada en Madrid.

 Noticia Completa Norte de Castilla aquí