España está viviendo un renacimiento industrial de la mano del automóvil. En los últimos doce meses, el país ha completado la primera fase de este resurgir de las cenizas de la recesión económica.

Las plantas de coches no sólo se han adjudicado modelos que consolidan al país como el segundo productor de vehículos de Europa, sino que ganan protagonismo en diseño y en tecnología.

Texto completo de la noticia